¿Alguna vez te has mordido la lengua por no decir un comentario absurdo? ¿Te han respondido "tutuplás" ante un chiste malo? ¿Todo lo que piensas tiene sentido en tu mente pero nadie parece entender cómo lo explicas? No te preocupes, es normal. Este blog está para todo lo que se te ocurre y no encaja en ninguna parte. Para todo lo que quieres decir... y nunca dices.

viernes, 16 de abril de 2010

Un mal día para Irina

Es como un dolor de muelas mental. ¿Nunca has tenido esa sensación? Un día te levantas y sabes que va a ser un mal día, sin más, y empiezas a ver cosas extrañas: tu gato se ha meado fuera de la arena, tu novio te deja por teléfono porque prefiere a una “madurita”, como él la llama, y tus vecinos llaman a tu casa porque llevan días sin oírte hacer ni un ruido y piensan que podrías, ¡oh, vaya!, haber muerto de algún modo absurdo (como es el caso de los resbalones junto a la mesa del salón). Claro que también podrías haber intentado cortarte las venas con un trozo de taza rota. Porque esa es otra. La taza quemaba al sacarla del microondas y la has lanzado malhumorada.

En fin, no es un buen día. Miro por la ventana de mi habitación y descubro la causa del primero de mis males de hoy: una excavadora. Una excavadora bajo MI ventana. Busco un reloj, un móvil o incluso el sol para saber qué puñetera hora es. Deben de ser las diez, maldita sea, era hora de levantarse pero no hacía falta que me lo dijeran así.

Oh, dioses.

Oh, oh. Alguien va a morir hoy.

¡¡Son las nueve menos cinco!! ¿Tú sabes el dolor de cabeza que tengo? Me acosté a las tres, joder. He dormido seis horas de mierda y me han despertado con una excavadora a las ocho y media. Voy a poner una queja. O una reclamación. ¡O lo que sea!

Bueno, esto no es del todo cierto. Llevo llorando desde las ocho y media (pensando que sería más tarde). Como he mencionado en las suposiciones de lo que te podría pasar en un mal día, mi novio, Josh (ahora aclararé lo de Josh), me ha dejado por teléfono. Se va a Cancún o a algún sitio así con su nueva novia y, sinceramente, me ha dolido. Ha herido mi orgullo profundamente. ¿Qué puede ser peor que llevar un mes intentando dejar a alguien y que sea él quien te deje a ti por una madurita (y seguramente, rica. Josh es así). Ah, espera, creo que no era a Cancún. Era a Gandía. No sé por qué lo he confundido, pero eso no lo hace menos patético. Incluso lo hace más.

Necesito una sesión intensiva de revistas femeninas, helado en tarrina y alguna peli facilona. Adiós a esa boda maravillosa que imaginaba con mi vestido blanco y negro de Maya Hansen, adiós a todas esas casas preciosas que acabaríamos comprando en algún momento de nuestras vidas (porque también tenía pensado que, por probabilidad, nos tocara el Euromillón), y adiós a ese crucero que teníamos pensado para este verano, o el siguiente… o el que fuera. Bueno, podría ser peor. Si juego, aún puede tocarme la lotería a mí.

Ah, por cierto, me llamo Irina.

****

Acabas de leer el prólogo de un relato que he empezado como quien no quiere la cosa. El título es provisional y se aceptan sugerencias. Espero que te haya gustado, que dejes tu opinión (tu opinión es importante) y que sigas leyéndolo (por ahora tengo un capitulillo más).


13 comentarios:

Anónimo dijo...

Relato muy directo en cuanto a las ideas y la situación en la que se encuentra el personaje, además expresa claramente cómo se siente. Por cierto, encantado de conocerte Irina.

Anónimo dijo...

Pues yo voy a ser el primero mi querida Harker. Me gusta mucho, pero espero que se vuelva más loca todavía... XDD Con lo del novio ha dado pinta de ida total XD Un besooo, ya leeré lo demás. Espero leer más... y sabes que lo hago jeje N.

Liz Harker-Lux dijo...

Gracias chicos! Espero que la conozcáis pronto un poquito mejor. Sí, está bastante ida la muchacha. Tengo que definirla un poco más, sobre todo porque aún no sé ni de dónde viene, ni a dónde va, ni a qué se dedica mientras.

Un besito!

Chema Antón dijo...

Me he queado loco, porque soy el novio de Maya Hansen y he flipado con lo del vestido! Q grande!

Havok dijo...

¿Irina?, yo qiria que te llamas Liz
;)

Liz Harker-Lux dijo...

Gracias por comentar, Chema! Si te hace ilusión enséñaselo a Maya, no me voy a negar XD

Havok, ya veo que Irina tiene cosas mías bastante reconocibles :p

.·Neko·. dijo...

me gusta, y ¡vaya! también me gusta ese nombre. Se llama como antigua cuñada que, por cierto, era la caña. ^^
se te quiere lizlux!

Anónimo dijo...

yo diría que irina está buena
pero entonces no tiene sentido que le pasen esas cosas.
qué te pasa irina?

Liz Harker-Lux dijo...

Irina es un gran nombre,Neko =) La mala tambien te quiere a ti ^^

Anonimo identificado, lo cierto es que irina probablemente sea una de las miles de chicas estándar que van por la calle, lo de estar buena es un extra que solo se cree a veces XD Le pasan esas cosas porque se fue a buscar un novio cazafortunas, con lo bien que se está sola!

Xχ yaiza χX dijo...

me parece genial q el exnovio se llame Josh.
Por cierto, yo ahora soy mas de Jack:)
Es muy tú, deberia tener una hija q se llamara Liz, para darle la vuelta a la realidad!

Liz Harker-Lux dijo...

Jajajja si, podria! Pero no, suena mucho a que yo tengo una hija llamada Irina (y aún no XD).
Un besito B*

Escuece dijo...

¿Qué puede ser MEJOR que llevar un mes intentando dejar a alguien y que sea él quien te deje a ti por una madurita (y seguramente, rica?

Pues un trago que se quita Irina de encima, un punto más a sumar en la tabla de la relación, por cierto, en esa pregunta, te has comido la interrogación final.

Liz Harker-Lux dijo...

Uuups! Tienes razón! se la pondré ahora mismo.

Irina sólo puede ver que se ha quitado un peso de encima con el tiempo, si es que lo ve. Le duele en el alma que su novio tenga el valor de dejarla así cuando ella lleva un mes dándole vueltas para no joderle tanto a él. Y Josh se adelanta, el muy cabrón XD

Publicar un comentario