¿Alguna vez te has mordido la lengua por no decir un comentario absurdo? ¿Te han respondido "tutuplás" ante un chiste malo? ¿Todo lo que piensas tiene sentido en tu mente pero nadie parece entender cómo lo explicas? No te preocupes, es normal. Este blog está para todo lo que se te ocurre y no encaja en ninguna parte. Para todo lo que quieres decir... y nunca dices.

miércoles, 1 de junio de 2011

Lo que supone llevar unos tacones

Alicia se miró en el espejo. Ya estaba lista. Los zapatos nuevos (que le quedaban un poco grandes), el pelo sujeto por una diadema, el vestido azul impecable. Era una mujer segura de sí misma, como decían en la tele. O al menos, todo lo segura que le permitían aquellos malditos tacones.

Se tenía que maquillar un poco. La sombra verde quedaría muy bien con la naranja, seguro. Porque el verde y el naranja eran colores de moda, según la Cosmopolitan. Y después, un poco de máscara de pestañas. Ahora le faltaba algo en los labios. Consultó la revista: un tono frambuesa satinado iría ideal. ¿Qué demonios quería decir satinado? Daba igual, ya eran casi las seis, a y cinco tenía que salir de ahí.

Qué largo era aquel bolso, y cuánto pesaba. Era cierto que lo había llenado de un montón de cosas, pero ninguna de ellas inservible. Llevaba todo lo que le hacía falta para la reunión. Incluso, previsora, había guardado cosas que podían ser necesarias o no. Guardó su barra de labios rota y vilmente robada y cerró la cremallera, bajó la tapa del bolso y abrochó el botón imantado. ¡Cuánta seguridad! ¡Y cómo pesaba aquello!

Eran las seis y cinco. Llamaron al telefonillo. Alicia se apresuró a abrir, pero no recordó a tiempo que iba subida en aquellos tacones. Se bajó de ellos y corrió en calcetines a la cocina. El auricular estaba un poco alto, pero ella ya llegaba bien. Preguntó quién era antes de abrir, pulsó el botón y mientras esperaba que subieran sus amigas comprobó que ni Blancanieves, ni Cenicienta ni la Bella se habían manchado con el pintalabios de su madre.

5 comentarios:

Nat dijo...

Me jacto vilmente de ser lectora en primicia. Oh yeah.
Me gustó y me gusta.

Besos cosa!

Elena Martínez Rodríguez dijo...

Y vilmente yo me regodeo de que seas mi lectora en primicia, oh, Natálica!

(K)

Nat dijo...

Cartas renacentistas, sí.

Charles Parrens dijo...

Y entonces un gatito murió por cada mes sin publicar una sola entrada

QUÍTAME LA ROPA dijo...

Qué bonito texto, deberías tratar de escribir más a menudo, no abandonarlo; como te dijo el del comentario anterior, un gatito muere por cada mes que transcurre sin que hayas actualizado, así que ten piedad, jaja...

Aprovecho mi paso por tu blog para presentarte QUÍTAME LA ROPA, una pequeña tienda online en la que vendo ropa de diversas marcas a unos precios "tiraos". Además, hace poco creé QUÍTAME LA ROPA EN LA CALLE, un blog en el que hablo de mis outfits, viajes, anécdotas, etc.

¡Te invito a que los visites y espero que te gusten! =)

Publicar un comentario en la entrada