¿Alguna vez te has mordido la lengua por no decir un comentario absurdo? ¿Te han respondido "tutuplás" ante un chiste malo? ¿Todo lo que piensas tiene sentido en tu mente pero nadie parece entender cómo lo explicas? No te preocupes, es normal. Este blog está para todo lo que se te ocurre y no encaja en ninguna parte. Para todo lo que quieres decir... y nunca dices.

lunes, 9 de mayo de 2011

Julia Salinger

Julia es sensible, tímida, dulce y muy guapa.
Pero no se lo cree.
Siempre he tenido algún amigo que me ha dicho que "me hacía falta creérmelo". Dependiendo del día, unas veces me lo creo y otras no. Sin embargo, ahora que vuelvo a ver a Julia Salinger, una de mis heroínas de la infancia, pienso: "joder, Julia, ¡creéetelo!". En serio, me parece que si yo hubiera sido un chaval adolescente en su momento habría estado colado por ella.

Julia tiene muchas de las características que me gustan en un hombre, pero es mujer, así que esas características inconscientemente pasaron a ser pequeñas metas para mí. Ah, es cierto, aún no sabéis ni de quién os hablo. Os pondré una foto de ella después del post, para que de pronto digáis: "aaaaaah!".

El caso es que estoy volviendo a ver Cinco en Familia, como ya alguno sabe. Es mi serie de la preadolescencia por excelencia. No por encima de Embrujadas, pero sí previa a ella. Digamos que están en el mismo nivel de importancia en mi vida. No digo que sean series buenísimas. De hecho, de Cinco en Familia recuerdo cosas sueltas,y de Embrujadas sé que es una serie más, sin nada de especial que ahora pueda decir que me llamaría. Pero hace diez años, los domingos por la tarde en Telecinco eran sagradísimos para mí. Y las mañanas de verano en Telemadrid, después o antes de Xena (le dedicaré algún post también, algún día), también. Era cuando veía Cinco en Familia.

Ahora la estoy intentando encontrar en la web en español para ir bajándomela, pero sólo he encontrado hasta el capítulo 14. Sonará cursi, pero no me imagino la ilusión que me va a ir haciendo redescubrir a esta panda de hermanos que van creciendo y haciendo sus vidas en ¿cuántas? ¿Seis temporadas?

Para los que no reconozcáis la serie... de aquí salieron ¡diamantes en bruto! Matthew Fox, Jennifer Love Hewitt y Neve Campbell, mi querida Julia. Bueno, lo cierto es que me encantaban todas las chicas de la serie, eran pequeños iconos para mí, cada una por algún motivo. Posiblemente mi ilusión frustrada de tocar el violín saliera de Claudia, niña prodigio en la serie que lo tocaba desde los... seis o así. Sarah (JLH) me parecía la mujer máaaaaaas bella del mundo. Kirsten tenía el carácter perfecto, Julia era simplemente adorable, y Daphne era un desastre como de alguna manera algo me anunciaba que acabaría siendo yo. Y los chicos... de los novios de ellas casi no me acuerdo, pero de los hermanos Salinger sí. Owen era una ricura, era el más pequeño, creo que llegó en la serie hasta los seis o siete años. Bailey me resultaba extrañamente irresistible para la edad que tenía (¿hola? ¡el concepto de hombre irresistible aún no revoloteaba en mi cabeza!) y Charlie... ay, Charlie. Sé que vi la serie primero con mi hermana, luego empecé a verla sola y aunque le cogí un poco de tirria, seguía siendo el más sexy de todos los chicos de la tele. Matthew Fox empezó a entrar precipitadamente en hospitales hace más de lo que pensáis, fans de Lost.

En fin. Qué queréis que os diga. Viendo el capítulo 1x09 de Cinco en Familia me he dado cuenta de que en mi adolescencia reflejé bastantes rasgos que, sin duda, tuve que sacar de Julia. Mi hermana no era moñas, era una tía guay (y lo sigue siendo :D), y aunque lo hubiera sido en esa dura época de acné y dudas existenciales hasta por elegir el tipo de cereales que vas a desayunar, nací cuando ella ya había pasado eso. ¡Así que mi modelo adolescente debió de ser Julia! Psicólogos, absténganse de psicoanalizarme. Me he comprendido yo solita, años después.

¿Sabéis cómo me he dado cuenta de lo de Julia, aparte de por su increíble vergüenza y poca autoestima? (eh, creo que eso lo tengo más o menos superado, no os asustéis) Creo que es porque a Julia le gustaba escribir. No sé cómo irá avanzando ese tema en la serie, supongo que para bien. Creo que es muy posible que ella se convirtiera en un ejemplo también en ese aspecto, porque tres o cuatro años más tarde empecé a escribir...

Ay, otra cosa que recuerdo es que me parecían todos increíblemente mayores de lo que eran en la serie. Julia tenía 15 años al empezarla, y en mi cabeza no bajaba de los... ¿22? Por ahí. El mayor, Charlie, tenía 24. Así que ya sé de dónde sale mi malísima percepción de la edad.

No sé por qué me ha dado por contar todo esto. Pero por favor, si te gustaba la serie o alguno de sus actores, ¡cuéntamelo! Creo que nunca había pedido que alguien me comentara en el blog con las ganas que tengo ahora mismo :D Y si piensas destriparme cosas de la serie, pon "SPOILER" antes o tu comentario será vilmente borrado.

Uh, no quería sonar tan borde, pero entre que recuerdo trocitos y que no sé cuándo podré verla entera...

Aquí os dejo con la cabecera de la serie y con Julia Salinger, Neve Campbell. Por cierto, también cuando era peque echaban tooodos los años en algún momento El fantasma de Canterville, película en la que salía también esta actriz. Para mí era una más, nunca entendí por qué desapareció del mapa tan de repente... (no, aún no he visto Scream).

http://www.youtube.com/watch?v=TCNumbMqWjg

Vamos, y que sus hermanos le digan - cosa que me parece muy cruel- de forma suave que no es guapa... ¡Hostias tenían que llover!

2 comentarios:

Nat dijo...

No la he visto pero... OMG sale Mathew Fox, seguramente poco favorecido por la época pero al fin y al cabo sexy.

Besos (y ella también me parece una monada)

Elena Martínez Rodríguez dijo...

:D Sí, Maaaaatthew... pues la verdad es que de poco favorecido, nada, llevaba el pelo "larguito" y estaba igual de bien hecho el chico ^^

Publicar un comentario